¿Cómo elegir los colores?


¿Cómo elegir los colores?

Elegir colores es -quizá- el tema más personal a la hora de hacer una habitación. En realidad aquí sólo te mostramos un poco de estructura de cómo hacerlo y un montón de imágenes para que lo hagas totalmente a tu gusto.

  1. Conviene que elijas un color base y después un color secundario como contraste

Casi siempre los colores base son: blanco, madera clara o madera oscura y el color secundario será alguno que contraste con este. A esto se le llama color base neutro. También puedes elegir un color VIVO como base.


  • Si eliges el color base neutro algunas recomendaciones son:

  • - En espacios reducidos usa colores claros para que te de más la sensación de amplitud. Los colores oscuros van mejor en espacios grandes ya que ocupan mucho de tu vista.

    - Si vas a colocar muebles muy altos, usar un color oscuro te puede saturar el espacio.

    - Normalmente no se ve bien que los muebles sean del mismo color del piso: si tienes piso blanco, usa alguna madera o si tienes piso de laminado/madera clara, mejor utiliza muebles blancos u oscuros.



  • Si eliges el color base vivo toma en cuenta:
  • - Los colores vivos saturan los espacios. Es recomendable tener un espacio amplio para utilizar de este modo el color.

    - Dado que ya estás utilizando colores vivos en los muebles como base, conviene que el resto de los elementos en la habitación sean neutros: por ejemplo los muros, la colcha de la cama, el piso, etc.

    - Puede ser una buena combinación utilizar un mueble vivo en un muro y el resto de los muebles de la habitación en colores neutros. Eso logra un contraste muy bonito

     

    1. Eligiendo el color de contraste

  •  El color de contraste puede estar en las sillas o sillones o en elementos ajenos a los muebles. 
  • Esto provoca un estilo muy sobrio, minimalista. Puede ser muy moderno pero hay que elegir adecuadamente los elementos de contraste para que no se vea como un espacio muerto.


  •  El color de contraste es otro color neutro
  • Esta combinación genera espacios muy tranquilos. Incluso serios. Son ideales para bebés o niños muy pequeños porque no les alteran los sentidos ni los sobre estimulan.

    Post más antiguo Publicación más reciente

    RSS